tales of everyday

(the title of my tumblr is bullshit, i couldn't think of something better) adam, 1989er, from Buenos Aires, Brazil Argentina. things i like: - books (sometimes i read them) - music (indie rock/pop + electronic + jazz) - libertarianism (voluntaryist) - creative videos - art (modern) not much more.
Ask me anything

la cuestión polaca

volviendo al tema:


In Neighbors, Gross began to undermine this consensus by showing that in the small town of Jedwabne in northeast Poland, on July 10, 1941, Poles murdered their Jewish neighbors in a day-long orgy of violence. After recovering from the shock of this revelation, Polish historians examined previously neglected sources and found more than twenty other places where Poles—encouraged but not forced by the Germans—had abused and killed Jews in the summer of 1941. A new Polish Center for Holocaust Research in Warsaw has pushed forward this revolution. Historians still agree that the overwhelming majority of Polish Jews were killed by the Germans, first in overcrowded ghettos under conditions calculated to kill slowly, and then through deportations to the death camps, a process mostly completed by late 1942. But they estimate that some 10 percent of Poland’s Jews escaped deportation and sought shelter in villages and forests, often in large family units. The great majority of these Jews (probably more than 80 percent) did not survive until liberation because Poles helped Germans hunt them down. 

casamiento en el colectivo 23 



la pareja, después del civil, en el 23 rumbo a retiro.

ascensos

no soy alpinista pero me gustan los desafíos. no recuerdo todos los picos, cerros, sierras, dunas y montañas que subí, sin embargo mis últimos dos ascensos significativos estuvieron lleno de problemas.

volcan maderas, isla de ometepe, nicaragua (2011): estuve perdido seis horas, dos de esas horas estuve en un clima seco sin agua, las otras 4 horas, durante el descenso en solitario en un clima húmedo, con toda la ropa mojada y una ampolla en el dedo por sostener un palo que hacía las veces de bastón.

cerro santa lucía, santiago, chile (2012): si bien este ascenso fue mucho más sencillo por tener escaleras, y estar acompañada, no estaba realmente en las condiciones de salud apropiadas para hacerlo. esto lo sabía y lo pague caro: 4 dólares por entrar a un baño en la mitad del cerro.

espero que el futuro me depare mas ascensos pero más placenteros.

p.s: también recuerdo haber escalado unas rocas en las afueras de Mar del Plata (abril, 2011), sin embargo no erán mas de 10 metros por lo que no se si incluirlo en el diario de ascensos: los expertos dirán.

oh paris!

espejos y palomas

no se si alguien lo notó. hoy los espejos sufrieron desperfectos entre las 15:32 y las 15:49, hora de greenwich. reflejaban imagenes con 3 segundos de retraso. desde el gobierno dicen que bajaron la palanca. los expertos están seguros que las palomas están detrás de esto. los motivos aún se desconocen.


Elio Osés: Este #10N: Afiliate al #PartidoLiberalLibertario 

eliooses:

Este 10N: Afiliate

Publicado el 5 de Noviembre de 2012

10N

En el marco de la campaña de afiliaciones, y con vistas a las elecciones legislativas del 2013, el próximo sábado 10 de noviembre, estaremos afiliando en varias esquinas de la Ciudad de Buenos Aires.

De 11.00 a 18.00 hs. nos…

anarchei:

Gas Lines Are Not Sandy’s Fault

eliooses:

Yo Elijo (Partido Liberal Libertario) (por LiberalLibertario)

anarchei:

Corporatism

(Source: conservativesforboobs)

poilishes

un día me desperté pensando en los polacos, mi abuela, un poco por su senilidad, y otro poco por alguna razón que desconozco (o ninguna razón) siente desprecio por los poilishes, los polacos judíos.

eso me llevo a averiguar más sobre esos,  partiendo de la siguiente situación:

- en la shoá en polonia se asesinaron 3 millones de judíos polacos,
- los campos de concentración nazis en la polonia ocupada fueron los más terribles: auschwitz, treblinka, maidanek,
- si, 3 millones, solo quedaron 300 mil judíos en polonia después de la guerra,
- 400 años antes khmelnytsky asesinó a la mitad de los judíos en el pueblo brody, 20 mil,
- los polacos establecieron un sistema perverso donde la mayoría de la población se veía sometida a los señores feudales, en mayor medida que en otros países.

mi abuela tenía razón, mejor que sea goy antes que sea una poilishe (aunque inocente, tenía algo en la sangre de toda esa gente malvada)

tenía que deshacerme de estos prejuicios. y un día me topé con tadeusz kościuszko, un polaco, que emigró de polonia cuando en su guerra civil tuvo que elegir entre los rebeldes, y el principe p, su mentor. llegó a estados unidos en 1776, en el medio de una operación francesa para contrabandear armas para el ejercito revolucionario. unos meses más tarde logró ser admitido en la ejercito como ingeniero, construyendo los fuertes más sólidos de todo estados unidos.
7 años más tarde, y de vuelta en polonia, nuestro amigo polaco impulsa la primer constitución liberal en europa y la segunda del mundo después de la de estados unidos, y con eso se gana una invasión de rusia. tadeusz se quedó para luchar contra los rusos. perdió.
más tarde, reorganizó sus fuerzas y reintentó voltear a los rusos. no pudo.

un dato más: en estados unidos, en su visita de 1798, dejó un testamento nombrando al mismisimo thomas jefferson, su amigo, como ejecutor de su testamento, dejando todos sus bienes para que jefferson comprara la libertad de sus esclavos y destinara el resto para educarlos para una vida independiente. el amigo thomas, se declaró incapaz y le transfirió la tarea a otra persona.

- el otro día un polaco quería entrevistar a gente del pl, nos vamos a encontrar el próximo martes.
el martes voy a ver a un polaco por primera vez, será un heredero de tadeusz?

Here Are 10 GIFs That Will Restore Your Faith in GIFs - Megan Garber - The Atlantic 

de visita a la richmond


Los que escribimos en este espacio nos gusta escribir, a mi por lo menos. Es importante difundir la idea a través de un blog, y es cómodo. Támbien es importante hacerse escuchar. Si no entran, hay que salir. Osar hablar es una actividad que todos deberían emprender, sea en el ámbito que sea.

Esta historia transcurre en la peatonal Florida, el otro día les contaba acerca de la iniciativa de que la confitería Richmond, contra voluntad de su dueño, siga siendo la confitería Richmond.

Hoy decidimos acercarnos con una fellow libertarian a la mencionada confitería. Había una señora juntando firmas, sentada atrás de una mesa, recibiendo a las personas para que dejen su marca en el cuaderno negro.

Me acerqué de manera amable para preguntar de que se trataba el petitorio, era para “salvar a la Richmond” me dijo. ¿De qué? La quieren convertir en una fábrica de zapatillas. ¿Quién? Los dueños. ¿Cómo se atreven?

Le expliqué mi posición, en otras palabras les dije que en mi nombre no hagan una ley que le imponga por la fuerza al dueño a conservar algo que no quiere. En mi nombre no desvíen un recurso del uso más valorado que decidió el mercado, es decir todos, el pueblo, o como quieran llamarlo. En mi nombre no usen la fuerza del aparato estatal para imponer su propia voluntad.

Hubo los que me entendieron, y aún así comulgaban con el uso de la fuerza  para que la Richmond siga siendo la Richmond. Fue algo shockeante, no que estén de acuerdo con el uso de la fuerza, si no el hecho de estar en vivo y en directo discutiendo con ellos. No eran comentarios de un blog, un grupo de Facebook o un foro de esos que ya quedan pocos. No. Era en la vida real, y esas personas  expresaban su conformidad para expropiarse a sí mismas (porque si como dice el Talmud, “salva a un hombre y salvaras a la humanidad”, yo digo “si destruyes el concepto de propiedad en un caso, los destruirás para todos”). Era la vida real, y me sorprendió (aunque no debería haberme sorprendido) que la misma violencia que promovían con su firma la expresaban en sus palabras: “¡Sos un ignorante que no entiende nada!” “Vos no sabes la historia de esta confitería porque sos chico”, “Ustedes no existen, ni me interesa leer en nombre de quién venís”, “¡a vos te mandaron!”, y así todos.

Hubo otro grupo de gente, que escuchaba, preguntaba, no estaba de acuerdo o si, pero discutía civilizadamente, escuchaba la otra campana, y quién sabe tal vez muchos de ellos se fueron con la idea rondando en la cabeza. Con eso me basta.

Del otro grupo, los más, tuve que escuchar cosas verdaderamente preocupantes, un señor que parecía instruido, de aproximadamente 60 años, me decía  frente mi defensa de la propiedad: “Esto no es propiedad privada, yo entraba acá, me pedía un café, jugaba al billar, pagaba y me iba. Era un centro cultural, no era propiedad privada.” Ante su insistencia no tuve más remedio que abandonar la infructuosa lucha contra los molinos de viento.

Son molinos de viento porque perdieron la costumbre de reflexionar y usar el pensamiento crítico, no pido que estén de acuerdo conmigo, pero que me digan porque no lo están.

Otra situación que ilustra esto: “¿Vos querés que cierren el Tortoni también?”, me preguntaron. Le dije que no, que la gente “votaba” con el bolsillo todos los días para que el Tortoni siguiese abierto, lo votaban porque satisfacía sus necesidades. Su respuesta fue: “Sólo esta abierto por que van los turistas”. No se dio cuenta, pero me estaba dando la razón.

Más allá de estas situaciones, los argumentos que se esgrimían para defender la Richmond eran parte de  un festival de clichés: “La confitería es del pueblo, ¡el pueblo la quiere!” Esa era su fantasía, la mascara  para su capricho.

Creo que pocos pudieron entender que mi problema no era con la confitería, con el Tortoni, con los edificios antiguos o con los billares. Mi problema era que para defender todo eso pretendan que el gobierno use la fuerza contra aquellos que no la iniciaron, es simple, pero no sencillo de aprender en el mundo que hoy vivimos.

Al final la señora que recopilaba la firmas me lo reconoció, era autoritaria “en algún lado había que poner un punto”.

Unos comentarios finales:

En primer lugar, la culpa no fue toda de ellos, tengo mil puntos para mejorar en la habilidad para comunicarme y transmitir la idea, sin embargo, la única manera de poder dar a conocer que la libertad es una alternativa es hablando, es llevando la alternativa a donde hoy no existe. El mejor entrenamiento para mejorar las habilidades comunicacionales.

En segundo lugar, no quiero menospreciar el activismo online, un retweet, un “me gusta” en Facebook, es útil, no requiere de ningún esfuerzo. La posibilidad de conectarse cara a cara con el interlocutor cambia las cosas, por eso siempre que uno tenga la chance, sea en el ámbito que sea, académico, entre amigos, familia, trabajo, etc. debería poner a disposición de la gente una noción tan antigua como revolucionaria que es la libertad, es el primer paso para vivir en una sociedad libre.


entre la oficina y la revolución

Como si me creyese un partisano del ŻOB, preparando la parte logística de la próxima operación a lanzar  pero sin toda esa parte comunista, de repente me encontraba cortando con una guillotina unas planchetas azules que, hasta el momento, eran inofensivos stickers.

Cuarenta minutos con la guillotina, que reclamaba con sus chillidos una dosis de WD40, cortando de forma simétrica — o intentando por lo menos — esos rectángulos que tal vez en un rato se iban a convertir en un arma poderosa para separar algunas ovejas del gran rebaño y terminar con ese letargo que pesa sobre sus espaldas hace ¿70 años? ¿80 años? ¿ 100? Que mas da.

Un tiempo después, misión cumplida, 50 stickers listos para ser distribuidos. Me saco los auriculares, y comienzo a guardar el equipamiento revolucionario, hasta que un grito diciendo “deja de hacer ruido, mogolico, la concha de tu madre” o algo así,  me trajo de vuelta  al PH de la calle Ravignani, ese del vecino salvaje.
Los gritos al perro o a tu mujer. Conmigo no, diría Sarlo. 

12 horas más tarde, son las 12 35 en una oficina en la zona de retiro. “Podés ir a llevar esto a un par de cuadras?” me dicen. No hay problema, pero voy a tardar un poco tengo que hacer unas cosas:

Dos mesitas, una bandera, un megafono, trescientos dólares en cambio chico, y un grupo de valientes. Un desafío abierto a la ley 19.359 y la resolución general 3210 de afip (ninguna de ellas merece ser capitalizada). Tu salario es tuyo, úsalo como quieras, nadie tiene más derecho que vos. Si uno respeta las leyes inmorales, se convierte en un inmoral. Libertad, libertad, libertad. Ghandi, Thoreau, Jefferson, Parks, King, todos presentes. 

Mientras tanto, en la oficina de Retiro, ella seguía enganchada en sus redes sociales, mientras que uno fumaba y el otro no se cansaba de leer la sección deportes de todos los diarios, como lo hacían todos los días. La vida seguía como si nada.

Volvemos a la acción. Entrevistas de acá y de allá, diarios, televisión, radio, stress, mucho stress. Pero al final del día la satisfacción de haber hecho algo en tiempos complicados, de haber dejado la comodidad del sillón y de elegir otro camino. 

El reloj marca la 1 40, vuelvo a la oficina, un poco transpirado. Le pregunto si era eso sólo, a mi me quedaban por terminar de hacer unas cosas. Viggo Mortensen y su fanatismo bizarro por san lorenzo era el tema de conversación. “Todo bien? Alguna novedad?.” Nada, como siempre, respondí.. Como si fuese un Clark Kent (que no es Superman) que va un rato a la cabina telefónica, aquí no ha pasado nada.

Veinte minutos atrás se acercó una persona que los prejuicios le indican que le gusta vivir de los demás, que es un parásito, que trabaja todo, y que se mueve por el chori y la coca. Me escuchaba mientras hablaba con algún periodista que daba vueltas por ahí. Al rato se acercó, me dio la mano, me miró a los ojos, durante 30 segundos me agradeció por lo que hacía, que la posibilidad de elegir era importante, el no entendía mucho, pero entendía que prohibir estaba mal, que la gente debía poder hacer con su salario lo que quisiera. Un acto de demolición de un muro de prejuicios. 

Hay dólar, euro, real, cambio. A ese llamado no se acercaban ejecutivos importantes con trajes Armani, ni los especuladores maléficos que nos describe la señora que habla sólo a través de sus discurso. Durante 40 minutos se acercó la Sra. que había ido a Lavalle a comprar ropa barata, el Sr. que estuvo pidiendo monedas durante todo el día y le faltaba una pierna, el barrendero de la cuadra, personas que tenían la posibilidad, tal vez por primera vez, de comprar un dólar, traspasando las barreras burocráticas, las casas de cambio que tienen las fachadas tapadas por avisos y advertencias de diferentes organismos de gobierno. Era gente que ejercía orgullosamente su libertad. 

Por último, una lección, cuando hay treinta policías y dos funcionarios de la afip esperandote para llevarte detenido o impedir que violes abiertamente una ley y ven una cámara, se esfuman por ordenes de arriba. Que sus acciones queden grabadas les asusta, todavía estamos a tiempo de cambiar. 

Ettiene tenía razón: “Para tener la libertad basta solamente desearla; es suficiente un simple acto de voluntad”. 
Y sinceramente el gusto que te deja ese acto de voluntad, es indescriptible. 


What’s in a name? What’s its worth? Why is it so valuable that it is to be capitalized? Down this path, i started thinking about names as descriptors versus separate entities. Isn’t a name simply another unique adjective for me? A label? I am not my name; my name is simply another descriptor of me. Should i weight that descriptor as anything more valuable than the other adjectives used to describe me? Obviously, i care about my name - i’ve gone out of my way to change it too many times to suggest otherwise. But do i believe that capitalization shows the appropriate value?

palermistán

todo es tan raro acá, al norte de juan b. justo.

una vuelta en bici incluye:

- un tour de graffitis de palermo
- una casa tomada
- gente comiendo un bife a las 5 pm
- un bar cerrado con personas agitando las manos, como si estuviesen en un musical berreta
- otras bicicletas, mas cancheras que la mia.
- calles vacías
- un 39 pasando por al lado, amenazando con llevarme puesto
- una vuelta en bici.


las mayúsculas alteran el equilibro del mundo.

More Information